Blanqueamiento Dental

El blanqueamiento profesional es el más eficaz y el más rápido de llevar a cabo: se requiere una sesión única de 45-60 minutos de duración y se logra una reducción de entre 4 y 10 tonos. Además, en este caso la férula que se utiliza para colocar el gel blanqueador se fabrica a la medida, lo que permite asegurar que los tejidos blandos de la boca (encías, lengua y paladar) se mantienen debidamente protegidos durante el tratamiento. Esto último no ocurre con los kits caseros, que, por otra parte, exigen un tratamiento cuya duración puede llegar a dos semanas con una aplicación diaria y que en ningún caso tienen la misma efectividad. No obstante, llegado el caso, ambos tratamientos pueden ser complementarios, siempre por decisión del odontólogo.

Las mayores garantías de éxitos las aporta el tratamiento blanqueador realizado por el odontólogo que se puede hacer en una sesión única de aproximadamente una hora y con el que se obtiene un aclaramiento que varía entre los 4 y los 10 tonos, dependiendo de las características de cada persona. Además, hacerlo de este modo tiene otras ventajas añadidas, ya que la férula en la que se deposita el gel se fabrica a la medida del paciente, garantizando así la adecuada protección de los tejidos blandos de la boca (encías, lengua y paladar). Asimismo, se puede elegir el tipo de fuente lumínica que más interese para la fotoactivación del gel: el láser es más efectivo, pero genera una mayor hipersensibilidad dental que la luz LED y los efectos tienden a desaparecer con el tiempo, por lo que se ha generalizado el uso de la segunda opción.

No obstante, el odontólogo puede recomendar complementar el tratamiento blanqueador realizado por él con otro domiciliario en el que se utilizará un kit blanqueador de los que se pueden adquirir en farmacias y otros comercios. Su efectividad es significativamente menor que el realizado por un profesional y se necesitan varias semanas con una aplicación diaria para lograr la reducción de unos pocos tonos.

En cualquier caso, incluso si se decide optar desde un inicio por un blanqueamiento dental domiciliario, se debe consultar primero con el especialista para asegurarse de que no hay problemas de salud bucodental que puedan verse afectados por el tratamiento.

Por último, es muy importante tener en cuenta que, independientemente de cuál sea el tipo de tratamiento por el que se opte, durante unos días los dientes captan con mayor facilidad todos los pigmentos contenidos en alimentos y bebidas, por lo que hay que prestar atención a la dieta.

El último consejo necesario se refiere a la necesidad de cuidar el tipo de alimentos y bebidas que se ingieren los días posteriores al tratamiento, ya que éste favorece la fijación de los pigmentos en ellos contenidos en los poros del esmalte dental, lo que podría malograr los resultados del mismo.

En Ortocontinental le ofrecemos los mejores profesionales en blanqueamiento dental para que su sonrisa sea impresionante.

Tomado de Sanitas.es